Saltar encabezado
Menú

Listos para el desafío

Dos ciudades en Dakota del Norte participan en el Desafío de las tasas de respuesta del Censo del 2020.

compartir:

Lo gracioso es esto, dice Dave Carlsrud, alcalde del poblado rural Valley City, Dakota del Norte: "Ninguno de los dos nos ponemos gorras. Yo casi nunca me pongo una gorra".

Pero una gorra es exactamente lo que está en juego este mes, cuando los alcaldes de los poblados rurales Valley City y Jamestown, Dakota del Norte, compiten en un desafío amistoso para determinar qué ciudad tiene una mayor tasa de respuestas al Censo del 2020.

Cuando termine el desafío, el alcalde de la ciudad "perdedora" tendrá que llevar puesta una gorra de béisbol para promover a la ciudad ganadora en su próxima reunión televisada. Piensen en "Yo amo a Valley City" o "Yo amo a Jamestown" bordado en el frente de la gorra.

Hasta el 3 de agosto, Jamestown llevaba una ligera ventaja: el 71.4 % de sus hogares ya habían respondido al Censo del 2020 por internet, por teléfono o por correo postal. Valley City lo seguía de cerca con 69.5 %. Ambas ciudades estaban muy por encima de la tasa de respuesta nacional, de 62.9 %.

"Las cifras están aumentando", dice Carlsrud. "...Así que va a ser divertido ver si alguien se aparece con impulso final rápido o no".

"O si alguien tropieza en la recta final", agrega el alcalde Dwaine Heinrich, su homólogo en Jamestown.

Este es uno de los muchos desafíos del Censo del 2020 que están teniendo lugar en todo Estados Unidos. Estos desafíos son una manera creativa de motivar a las comunidades para que respondan al conteo que se realiza una vez cada década.

En uno de los desafíos, las ciudades están compitiendo por el derecho a cambiarle el nombre a la plaza de la ciudad por un mes. En otro, los líderes de la ciudad perdedora prestarán servicios voluntarios en un banco de alimentos. En otro más, los perdedores van a limpiar un camión de bomberos de la ciudad ganadora.

"El censo es algo crucial para todos en Estados Unidos", afirma Carlsrud. "Cuando tuvimos la oportunidad de ayudar a promover esto, me entusiasmé mucho. Y Dwaine parece sentir lo mismo también. Así que podemos divertirnos todo lo que queramos, pero tenemos que aprovechar estas oportunidades para usar esa plataforma y difundir información sobre el censo".

Las dos ciudades están a 35 millas de distancia entre sí, en la carretera Interestatal 94, en Dakota del Norte.

Conocida como "La ciudad del búfalo", en Jamestown se encuentran la espectacular Universidad de Jamestown y un aeropuerto regional que tiene dos vuelos diarios a Denver. Ubicada a 100 millas al oeste de Fargo y 100 millas al este de Bismarck, entre las atracciones de la ciudad se incluyen una moderna instalación aeroespacial, el Museo Nacional del Búfalo, una planta procesadora de papas y St. James Basilica, la única basílica en Dakota del Norte.

"Un conteo preciso es importante para nosotros por todo un número de razones", señala Heinrich. "Para empezar, queremos poder mostrarles a las empresas que se están expandiendo que nosotros no vamos cuesta abajo, y tenemos la esperanza de ayudarlas a tomar la decisión de invertir en Jamestown o trasladarse aquí, al condado de Stutsman, o a Valley City y el condado de Barnes.

Valley City es un poco más pequeña, con una población de 6,585 habitantes según el Censo del 2010, comparado con 15,427 habitantes en Jamestown. En 2017, Expedia la llamó la ciudad más bella del estado, destacando sus puentes históricos, sus parques y su ubicación a lo largo del National Scenic Byway (clasificación nacional de carreteras pintorescas) del valle del río Sheyene. Allí también se encuentra la Universidad Estatal de Valley City, que en el verano comenzó la construcción de un nuevo centro de artes.

Los resultados del Censo del 2020 ayudarán a determinar cómo cientos de miles de millones de dólares en fondos federales se distribuirán a las comunidades cada año durante los próximos 10 años. Ese financiamiento federal repercute en programas como Medicaid, Head Start, programas de almuerzos escolares, carreras y puentes, programas de respuesta a las emergencias y mucho más.

"Esta es probablemente la manera más fácil para [que las personas puedan] contribuir a una comunidad", expresa Carlsrud. "Cuando uno contribuye a su comunidad, esto le reporta –a uno como ciudadano– más servicios".

Los datos del censo también ayudan a determinar cuántos escaños tiene cada estado en la Cámara de Representantes de los EE. UU. e influye distritos legislativos. Para Heinrich es particularmente importante que esta región tenga la representación adecuada en la legislatura de Dakota del Norte. "Porque, como todos sabemos", explica, "los distritos legislativos se trazan cada 10 años".

Y es igualmente importante: Asegurar que su comunidad reciba el apoyo y los servicios que necesita.

"Yo diría que el desafío más difícil que enfrentamos, como gobierno de la ciudad, es el dinero", afirma Heinrich. "Contratar empleados está sólidamente en el segundo o tercer lugar. Pero el simple hecho de tratar de determinar cómo pagamos las cosas nos da dolores de cabeza. De modo que es de vital importancia que sea contada cada persona que vive aquí".

No solo para las dos comunidades, dice Carlsrud, sino para la región como un todo.

"Somos como ciudades gemelas, porque estamos entre Fargo y Bismarck. Somos más bien pequeñas comparadas con ellos …Es como que tenemos que asociarnos aquí si vamos a competir. Por lo menos así es como yo lo veo. Y el hecho de que podamos trabajar juntos para crear un interés mayor en el censo, creo que es una excelente oportunidad.

La idea del desafío de las tasas de respuesta surgió de Erin Musland, especialista en colaboración de la Oficina del Censo, y los Comités de Conteo Completo de las dos ciudades. Los Comités de Conteo Completo son coaliciones entre los gobiernos tribales, estatales y locales y los líderes de la comunidad para motivar a los residentes a responder al Censo del 2020. Estos comités han sido la fuerza impulsora para crear conciencia, tanto en Valley City como en Jamestown - poner calcomanías en las bolsas de compra y los envases de comida para llevar hasta la colaboración con las asociación ministerial local, y mucho más.

Los dos alcaldes continúan promoviendo el Censo del 2020 por televisión y en reuniones de desarrollo económico y del ayuntamiento. Repiten el mensaje, una y otra vez, trabajando en aras de completar el conteo... y de ver la imagen poco común de uno de ellos dos con una gorra de béisbol.

"Si lo veo lloriqueando o algo así, entonces me voy a sentir mal". Bromea Heinrich cuando le preguntan cuánto disfrutaría ver a su homólogo con una gorra que diga "Yo amo a Jamestown". "Si lo veo con una sonrisa en el rostro, entonces me sentiré bien". Pero no siento placer en ver el dolor ajeno".

"Así que, en otras palabras, ¡lo voy a disfrutar!"

Carlsrud añade: "Y si llego a la meta y uno de los dos lleva la delantera por uno o dos puntos, y nuestro porcentaje es más alto que el del resto del estado, creo que los dos nos vamos a sentir bien, no importa quién se tenga que poner la gorra".